Paralelismos

La paternidad

es la última reunión del día.

Estría de la agenda.

Lunar en busca de retrovisor.

La paternidad

es la mano adormecida

que apaga una luz

que hace del pasillo

una generación en zapatillas.

La mano hecha brazo

duerme siete horas

buscando un contacto

brazo hecho acción

que desayuna cereales con fruta y fibra

y se están moviendo los mercados.

 

La maternidad

es

una calle de Londres

con lluvia

una hipótesis hermosa

con lluvia

una lluvia

con lluvia

que

cae y rebota

con lluvia

de gotas

sobre horas

de piedra cansada.

Un arco

con lluvia

a punto de vencer.

Un arco

cada mañana

despertando

a una felicidad cóncava

de fibra y fruta.

 

La voz grave y la reina de la casa

son tres latitudes en el salón.

Cenando verduras y plasma

el padre quiere ser niño,

la madre quiere ser niño

y el niño que lo dejen en paz.

Los afectos no son transitivos y

el gol no debió subir al marcador,

cambia de pulgar

qué lástima

el cupón tocó en otra puerta,

la televisión es predecible

tengo sueño

lo predecible alivia

me marcho

reflejados en la pantalla

parecemos muertos

buenas noches

fantasmas por el parqué

no tires de la cadena

avanzamos

la cadena

hacia regiones remotas

ya no llueve

de habitaciones próximas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s