I. Recorrer el mundo

Monté a caballo y me fui a recorrer el mundo. Cierto amanecer, entre brumas, divisé una ciudad. A la mañana siguiente se inició una guerra. Fui hospedado en tabernas donde la vida era tránsito. Fui recibido en palacios donde cené mi reflejo en plata. En un teatro alemán lloré cuando bajó el telón. Me engañaron los mapas y maté a un hombre en la frontera. En el fondo de los bolsillos se refugiaba el frío. Hubo jornadas donde todo era movimiento pero no sucedía nada. Hubo jornadas sedentarias donde mi corazón iba a la carrera. Una bruja me mostró la senda de lo visionario. Me enseñó que la existencia eran ruinas, y las ruinas los restos de una habitación infantil. Feliz y agotado crucé una muralla. Tomé un pasadizo con forma de cordón umbilical. En un escaparate dos gramófonos se escuchaban al oído. Bajé del caballo pero las piernas seguían cabalgando. A brincos subí la escalera, cerré el libro, apagué la luz.

2 pensamientos en “I. Recorrer el mundo

Responder a Patricia Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s